Alergias respiratorias

Las alergias respiratorias son aquellas que se presentan como respuesta del sistema inmunológico cuando hay una reacción alérgica como consecuencia de una inhalación. Esas sustancias causantes de esta reacción se definen como alérgenos o productos alergénicos.

En casos de reacciones alérgicas nasales normalmente es el propio sistema inmunológico quien hace su trabajo al impedirle a estas sustancias introducir en el cuerpo cualquier virus o bacteria que afecte a la salud.

Lo más recomendable es que consulte a un médico de la especialidad como lo son los especialistas otorrinos o a un alergólogo.

Síntomas y tipos de alergia respiratoria

En lo que comprende a las alergias nasales o respiratorias las más comunes son la rinitis y la alergia al polen, la cual es muy común en una gran parte de la población. Los efectos alérgicos se producen al estar en contacto directo con algunas especies botánicas y en la mayoría de los casos sucede en la etapa de primavera, ya que un gran número de partículas vegetales llegan a la atmósfera creando reacciones alérgicas hasta en áreas muy retiradas de donde nació esta planta.

Esta es además la más común de las alergias. Tiene como síntomas principales la inflamación de la mucosa nasal y los estornudos constantes y seguidos.

Otro de sus síntomas es mucha congestión nasal desde que la persona contrae esta reacción alérgica y por último entre sus síntomas también es muy común la inflamación de la membrana que cubre la superficie del ojo, conocida comúnmente como conjuntivitis.

Otro de los tipos de alergias respiratorias es el Asma Bronquial (asma alérgica), el cual es muy conocido por sus síntomas poco agradables. Algunos de ellos son la inflamación que obstruye toda la parte pulmonar (la cual es reversible pero debe ser controlada a tiempo) y una tos constante durante varios minutos dependiendo del lugar donde se encuentre.

También es un síntoma típico del asma alérgica la sensación de presión en el pecho debido a la misma obstrucción de los pulmones.

Existen diferentes causas que provocan este tipo de alergia y que dificultan la respiración. Los más frecuentes son:

  • Los hongos, los cuales pueden llegar a ser microscópicos. Estos tienen una característica fundamental, que es su rápida reproducción en cualquier lugar que les proporcione los nutrientes necesarios para reproducirse y producir estas esporas, que son las que producen alergias nasales en muchas personas.
  • El polvo: causadas principalmente por los ácaros que se encuentran en las partículas de polvo.
  • El contacto con animales es otra de las alergias que se produce en la nariz; no sólo su cabello constituye una serie de alérgenos, sino también la caspa que estos producen. Así como otros microorganismos que causan reacciones alérgicas en las personas diariamente en todo el mundo.
tipos de alergia respiratoria

La rinitis y el asma bronquial son algunas de las alergias que afectan más comúnmente al sistema respiratorio. Los hongos son uno de los principales causantes.

Por último, existen varias reacciones alérgicas causadas por acciones del hombre, como correr sin descanso por una rutina de ejercicio. Estos casos son muy comunes, originando una obstrucción de los bronquios y, en determinadas ocasiones, son los detonantes de una crisis asmática en muchas personas.

Alergia al polen

La primavera es una época donde se reproducen la mayoría de plantas a través de la polinización y esto puede causar muchos problemas de alergia a las personas sensibilizadas, aunque algunas especies también polinizan en invierno (enero marzo).

Por ello, los expertos recomendamos hacer un buen diagnóstico y saber a qué especies somos alérgicos y cuál es la época del año pueden aparecer los principales síntomas. Los pólenes más habituales en España son: la parietaria, las gramíneas y el plátano de jardín.

El polen es la estructura reproductora masculina de las plantas con semilla y lo que hace es transportarse hasta encontrar la parte femenina de la planta y formar el fruto. Esto se puede hacer a través de los insectos, (plantas entomófilas) y suelen ser plantas con flores muy vistosas y con mucho olor para atraerlos, o a través del aire, (anemófilas) son plantas con poco olor y de colores más apagados.

Son pólenes muy pequeños (entre 20 y 35 μ), pueden viajar a grandes distancias y entran fácilmente por las mucosas y el sistema respiratorio produciendo los síntomas propios de esta alergia: Rinitis, conjuntivitis o asma.

Alergias respiratorias

La alergia al polen afecta a entre un 2 y un 5% de la población y es más frecuente en adultos que en niños. En España alrededor de 1,5 millones de personas tienen algún tipo de alergia. Las especies vegetales varían en función de la zona geográfica y del clima.

En España, predomina el clima mediterráneo con humedad alta y temperaturas suaves. En verano es más homogéneo y estaríamos a una temperatura media de unos 25º y en invierno entre los 10º y los 3º y 7º en las zonas de montaña).

Consejos para evitar el polen

  • Los pólenes son difíciles de evitar pero siempre se puede hacer algo. Hay que saber a qué polen / s somos alérgicos y en qué época del año hacen la polinización.
  • Los días soleados, secos y con viento es cuando hay una elevada cantidad de polen en el ambiente, por lo tanto, es conveniente evitar hacer actividades al aire libre.
  • Durante la primavera, mantener las ventanas de casa cerradas todo por la noche, ya que durante la noche y la madrugada es cuando se dan las máximas concentraciones de polen.
  • Mantener las ventanas del coche cerradas mientras circulamos.
  • Utilizar gafas de sol para ir por la calle, sobre todo si vamos en moto o en bicicleta.
  • No cortar el césped, barrer terrazas o pasear por parques o jardines en los que haya plantas a las que se es alérgico durante la estación polínica.
  • Lavar bien las verduras y frutas crudas ya que pueden contener una gran concentración de polen, también se puede acumular el polen si extendemos la ropa en el exterior.
  • Si tenemos que salir a la montaña consultar los niveles de polen a través de internet. Lo podemos hacer a través de la Red Aerobiológica de España con información actualizada cada semana por las diferentes zonas de España.

Más información sobre la alergia al polen.

Otras alergias similares y cómo identificarlas

La alveolitis es otro de los tipos de alergias respiratorias, la cual es causada mayormente por los polvos orgánicos y por los hongos. Pero no son los únicos elementos que pueden dar lugar a esta clase de alergia; también la paja, el polvo de excrementos de paloma o el grano son sustancias que pueden activar esta reacción alérgica.

Muchas veces se habla también de la alergia al polvo; la mayor parte de las personas piensan que esta se debe a una reacción al levantar mucho polvo. Sin embargo, esta reacción alérgica es debido a los ácaros y más en concreto esta alergia es causada por los restos de esos ácaros o insectos similares que son dejados en la acumulación de polvo, que es el lugar donde se encuentran estos restos. Son ellos los que producen esta alergia respiratoria.

Por último entre las clases de alergias respiratorias más comunes está la alergia a los animales (mayormente a su cabello).

alveolitis pulmonar

La alveolitis pulmonar, causada principalmente por polvos orgánicos, y la alergia al pelo de los animales también son muy habituales.

Aunque también estas reacciones alérgicas son debido a la caspa que el propio cabello de cada animal posee, como también hay personas con reacciones alérgicas a su saliva o incluso a la orina del animal.

Medicamentos para alergias respiratorias

Existen muchas opciones para aliviar los síntomas de esta alergia. Por supuesto el especialista será quien sepa cuál es el medicamento apropiado para su caso. Normalmente el diagnóstico es muy preciso por llegar ser una de las alergias más comunes hoy en día. Luego de darle el tratamiento, siempre estará siguiendo su evolución para conocer en todo momento si mejora o pasa a peor.

Antihistamínicos

Ayudan a que no sea liberada la sustancia de la histamina, la cual es la gran culpable de estos fenómenos alérgicos que afectan a la respiración. Ésta también llega a afectar a la piel (con picores), a los ojos (conjuntivitis) y a la nariz (rinitis).

Tipos de antihistamínicos

  • 1ª Generación: muy antiguo, mediante el efecto de un sedante, produciendo mucho sueño en la persona seguido de un gran aumento del apetito: Hidroxicina, Azatadina, Difenhidramina, Dexclorfeniramina.
  • 2ª Generación: no es mediante sedantes. Loratadina, Ebastina, y Cetirizina.

Corticoides

Uno de los más medicamentos más modernos. Se puede aplicar por vía oral e inyectable. Su aplicación golpea más la parte nasal y bronquial. Mayormente son usados en las personas propensas al asma muy intrínseca, dándoles muy buen ajuste del tratamiento de este medicamento vía oral, buscando un tiempo adecuado para el tratamiento.

Broncodilatadores

Este tipo de medicamentos van dirigidos a dilatar nuestra vía aérea, usando una regulación contra el sistema nervioso autónomo. Se puede aplicar por vía de inhalador, ósea oral, mayormente en aerosol. Llega a tener un gran impacto seguro e inmediato contra la sensación de la gran falta de aire.

Antileucotrienos

Son utilizados únicamente para el asma bronquial.

Vacunas y extractos

Es el único tratamiento médico válido para curar la alergia respiratoria permanentemente. Es una dosis muy creciente de antígenos, utilizados para conseguir la tolerancia a dicha alergia.

medicamentos alergias respiratorias

Los antihistamínicos, los corticoides y los broncodilatadores (de izquierda a derecha) son los principales medicamentos para el tratamiento de la alergia respiratoria.

Tratamiento en situaciones especiales

  • Gestación: suministrando esteroides en dosis muy bajas. Dexclorfeniramina.
  • Lactancia: una toma de antihistamínico por la noche antes de ir a dormir. El más recomendable es la Loradina.
  • Anafilaxia – Shock anafiláctico:  por vía aérea, llegando a administrar un oxígeno y a reponer sueros a través de líquidos.
  • Otros tratamientos complementarios:  algunos de los ejercicios de respiración también llegan a ser un buen tratamiento fundamental en muchas personas con una crisis asmática. Como también la práctica del autocontrol.

Artículos Relacionados:

Vídeo sobre la alergia respiratoria en los bebés

AlergiasEn.com