Alergia a los conejos

La alergia a los conejos, contrariamente a lo que se suele creer, no se produce en el pelo del conejo en sí, sino en las proteínas que se encuentran en la saliva, en la orina y en la caspa del pelo de este animal.

La alergia es una alteración que se produce en el sistema inmunológico, que es el encargado de las defensas del cuerpo. Nuestro organismo puede sensibilizarse con algunas sustancias externas y produce un rechazo que se expresa contra los alérgenos.

Suele manifestarse a través de erupciones en la piel, dificultades en el sistema respiratorio o en el nervioso. Esas partículas se introducen en nuestro organismo mediante la inhalación o el contacto directo y es allí donde comienza el proceso de defensa y se producen las alteraciones.

Síntomas de alergia a conejos

Una persona puede mostrar más sensibilidad que otra frente a la reacción alérgica a este animal. Los síntomas leves de alergia son:

  • Lagrimeo
  • Picor en los ojos
  • Conjuntivitis
  • Moqueo
  • Congestión nasal

Los síntomas graves son:

  • Picazón en la garganta
  • Asma
  • Urticaria o sarpullido
  • Problemas respiratorios

Síntomas de alergia a los conejos

La comezón de garganta y los sarpullidos son síntomas que pueden ser graves.

Algunas personas tienen alergia al polvo que se produce en la jaula o en los complementos del conejo. Debemos diferenciar estos elementos y, ante cualquier sospecha de alergia, asistir a un especialista para realizar las pruebas y seguir el tratamiento adecuado.

Cómo quitar esta alergia

El primer paso es identificar la alergia mediante un estudio. Existen algunos tratamientos como por ejemplo: preventivo, alivio de los síntomas, antiinflamatorio (vacunas o inmunoterapia).

La evolución de la alergia depende de cada organismo en particular, ya que puede acrecentarse, disminuir o desparecer. Esto va a depender de la predisposición de cada persona y de cómo se realice el tratamiento.

En algunos casos se mejoran los síntomas, en otros la alergia desaparece espontáneamente.

¿Existe alguna solución para evitarla?

Últimamente se considera a los conejos como un animal doméstico. Los principales alérgenos de estas mascotas se encuentran en la orina.

Si bien muchas soluciones apuntan a evitar a este animal para reducir los síntomas de la alergia, existen algunas prevenciones que se detallan a continuación:

  • Limitar su desplazamiento por todos los ambientes.
  • Impedir que el conejo entre en los dormitorios.
  • Aspirar camas, alfombras, sillones, cortinas, etc.
  • Utilizar fundas sintéticas antialérgicas tanto en colchones como en almohadas.
  • Eludir el contacto directo con el conejo. En ese caso, lavarse las manos de inmediato.
  • Evitar la limpieza de la jaula (si eres alérgico).
  • Mantener al conejo lejos de las superficies tapizadas (autos, muebles, cojines, almohadas, ropa, etc.).
  • Higienizar al conejo con un champú antialérgico dos veces a la semana.
  • Cepillar para reducir la caída de pelo.
  • Lavar la jaula o contenedor una vez a la semana como mínimo, ya que es allí donde se acumula la caspa y la orina.
  • Utilizar purificadores de aire para reducir las partículas alergénicas.
  • Usar productos tales como atomizadores que reducen las alergias al neutralizar las proteínas.

Si tenemos en cuenta todas estas precauciones, la alergia no debería ser un impedimento a la hora de elegir un conejo como mascota.

Sobre todo si hay niños, ya que este animalito no requiere cuidados extremos. Basta con dedicarle algunos ratos para sacarlo de la jaula y asear su espacio frecuentemente.

Es una buena opción como animal de compañía.

En el caso de que se presentase cualquier síntoma de una alergia al conejo, acudir de inmediato al médico para que determine y proceda con el tratamiento correspondiente.

AlergiasEn.com