Alergia a las plumas de aves

En este apartado, describimos la alergia a las aves. Algunas personas son más sensibles que otras a contraer alergias. Estas se producen en defensa del organismo, ya que el sistema inmunitario rechaza ciertas sustancias externas.

Estas sustancias están presentes en algunas partículas del polvo; en el polen; en alimentos; en medicamentos; en picaduras de insectos; y, en el caso de los animales, se encuentran en la saliva, los excrementos, la caspa del pelo o en las plumas.

Las plumas de las aves suelen encontrarse en la ropa de cama (almohadas de plumas, almohadones, cobertores o edredones). Se suele creer que estas alergias se producen por el rechazo a las plumas, pero en realidad la provocan los ácaros del polvo.

Síntomas
Los síntomas que puede causar esta reacción alérgica son:

  • Estornudos
  • Tos
  • Picazón en boca – nariz – garganta – ojos
  • Ojos llorosos (lagrimeo)
  • Secreción nasal (moqueo)
  • Congestión nasal
  • Hinchazón de la piel (sobre todo en los ojos)
  • Dolor facial
  • Disminución del gusto y del olfato
  • Dificultad respiratoria
  • Insomnio
  • Fatiga
Alergia a las plumas de aves

Es importante determinar los síntomas de la alergia. Para ello, debe acudir a un médico, que realizará las pruebas pertinentes e indicará un tratamiento apropiado.


Exposición a las plumas
Los criadores o productores de aves, dueños de aves como mascotas, personas que trabajan en hábitat, como por ejemplo un zoológico, tienen una mayor exposición a las plumas y son, en general, más propensos a contraer alergias.

Existen algunas variedades de aves que son tendientes a provocar alergias. Se ha comprobado que las personas que tienen aves como mascotas están en riesgo de desarrollarlas con el correr del tiempo, aunque las alergias a las aves son menos frecuentes que la que producen otros animales.

Precauciones a tener en cuenta

Las personas alérgicas a las aves tienen que tener mayor cuidado con la ropa de cama, ya que es en estos complementos donde se encuentran los factores alérgenos.

  • Colocar fundas sintéticas a: colchones y somieres.
  • Forrar las almohadas con fundas a prueba de ácaros.
  • Lavar: sábanas, fundas y frazadas a más de 80°C (una vez a la semana como mínimo).
  • Recubrir los cobertores y edredones.
  • Sustituir por materiales sintéticos, la ropa de cama que contenga plumas o plumones.
Si se presenta algún síntoma de alergia, concurrir a un especialista para que compruebe la afección y realice las pruebas necesarias a fin de diagnosticar el tratamiento correcto.
Los tratamientos para la alergia consisten en vacunas, antihistamínicos u otros medicamentos.

AlergiasEn.com