Alergia al huevo

La alergia al huevo es una reacción alérgica en el organismo producto del contacto y/o consumo de este alimento. La desarrollan únicamente las personas que dentro de su sistema inmune han generado inmunoglobulinas IgE: anticuerpos que atacan directamente las proteínas del huevo como si fueran invasores nocivos.

La clara de huevo es el componente más alergénico, al ser la que posee más proteínas en su composición (tales como ovoalbúmina y ovomucoide).

Este tipo de alergia nada tiene que ver con la ingesta de huevo y derivados en mal estado o contaminados. En ese caso, hablaríamos de intoxicación y tendría efectos adversos en el organismo de cualquier persona: vómitos, diarrea y fiebre.

Las personas que no presentan alergia al huevo no tendrán problema en consumirlo en buen estado, después de curarse de una intoxicación.

Síntomas

Los síntomas de la alergia al huevo pueden ser muy diferentes en cada persona, dependiendo de su edad. En algunos casos pueden ser muy severa e incluso puede causar la muerte. Por eso es vital estar atentos a la aparición de las siguientes señales, después de una hora de su ingesta.

Los síntomas de alergia al huevo en bebés y niños son:

  • Desarrollo de erupciones e indisposición general.
  • Puede ser una reacción momentánea o tardar varias horas en presentarse.
  • Los bebés lactantes pueden presentar esta alergia después del consumo de leche materna si la madre incluye este producto en su dieta.

Los síntomas en adultos son:

  • Picor en la boca y en la garganta.
  • Hinchazón en labios y párpados.
  • Aparición de ronchas.
  • Eccema y enrojecimiento de la piel en algunas áreas o en todo el cuerpo.
  • Exceso de flatulencias.
  • Diarrea.
  • Nauseas y vómitos.
  • Dolor estomacal.
  • Caída de la tensión arterial.
  • Aceleración de la frecuencia cardíaca.
  • Mucosidad nasal.
  • Conjuntivitis.
  • Estornudos y tos.

En caso de que se presente dificultad para tragar y respirar o anafilaxia se debe acudir de inmediato al médico, ya que la complicación de estos últimos síntomas puede provocar la muerte del paciente.

Causas

En muchos casos, la alergia al huevo es hereditaria. También puede desencadenarse en personas con alergia a otros alimentos o que hayan padecido dermatitis atópica.

En bebés y niños puede presentarse en el momento que ingieren por primera vez el huevo, posiblemente porque su sistema inmunitario no se ha desarrollado lo suficiente como para digerir correctamente la proteína del huevo.

En otros casos, el alérgeno puede haber sido introducido durante el embarazo, durante el proceso de lactancia o mediante contactos como caricias, abrazos o besos de familiares y conocidos.

La alergia al huevo es la alergia alimenticia más común en bebés de 10 y 12 meses y en los niños de hasta dos años de edad. Son poco frecuentes los casos entre los 2 y los 5 años. El padecimiento en niños mayores de 5 años y en adultos es muy poco común.

Cuando los niños son alérgicos, lo más recomendable es investigar acerca de dietas sin huevo para niños. Además de evitar que tengan contacto con el huevo hasta que cumplan 5 años (que es cuando desaparecen la mayoría de casos de alergia a este producto) o hasta que el pediatra considere conveniente.

Diagnóstico

El diagnóstico afirmativo del padecimiento de esta alergia debe ser entregado por un dermatólogo o alergólogo.

Para confirmar la existencia de la alergia al huevo realizamos un estudio alérgico integral que incluya la historia clínica del paciente, exámenes de sangre y pruebas cutáneas. Además, se debe efectuar una prueba de exposición o de provocación controlada en un centro médico especializado.

Normalmente, en este último examen, el paciente consume huevo dosificado preparado de diferentes formas y se observan las reacciones pasada cierta cantidad de tiempo (alrededor de 30 minutos entre cada ingesta).

Si no se presenta ninguna intolerancia, se descarta el padecimiento de esta alergia.

Tratamiento

Seguidamente sabrá qué hacer en caso de alergia, ya que se describen los principales tratamientos disponibles para aliviar esta dolencia:

Lo más recomendable es consumir una dieta de alimentos sin huevo. Sin embargo el huevo se halla en muchos comestibles preparados, productos de pastelería, productos cosméticos (jabones, cremas, geles, champús…) y hasta en vacunas (como la antigripal). Por eso las personas alérgicas (así como sus familiares y amigos) deben estar informadas y atentas en caso de que se consuma por accidente o se tenga contacto directo con el producto.

Lo más importante es conocer la sintomatología y el procedimiento a seguir para evitar que se agrave la situación de salud de la persona alérgica.

En caso de ingesta o contacto accidental, existen medicamentos que se pueden suministrar para aliviar la alergia como antihistamínicos, adrenalina o epinefrina. El tipo de medicina, la forma de administración y la dosis deben ser indicadas por un médico especialista.

En los últimos tiempos (aunque no se ha extendido mucho su práctica) se han desarrollado unos tratamientos a los que podríamos denominar remedios caseros, pues consisten en el consumo de preparados orales naturales para lograr la tolerancia gradual al huevo.

Son procedimientos que presentan algunos riesgos y deben realizarse por especialistas en centros médicos autorizados.

Lo que busca este nuevo procedimiento es desensibilizar artificialmente al individuo para que pueda consumir huevo sin problema y evitar inconvenientes en la vida diaria de las personas. Por ejemplo que puedan consumir alimentos cuando asisten a fiestas, comedores estudiantiles o comen fuera de casa por motivos específicos.

El Hospital Gregorio Marañón de Madrid implementó el programa y después de 4 a 5 años de tratamiento en pacientes niños, ha logrado una tolerancia del 75%. Definitivamente, un gran logro.

Dietas recomendadas

Los pacientes alérgicos (y sus familiares) deben investigar acerca de los ingredientes de todo lo que ingieren para detectar los alimentos a base de huevo, evitarlos y lograr una dieta adecuada.

Como se comentó antes, el huevo está presente en diversos productos procesados tales como cervezas, vinos, caramelos, cereales, fiambres, flanes, helados, gelatinas, patés, margarinas, pastas, sopas, salsas, panes, pasteles y repostería en general.

Para ello es esencial la lectura de etiquetas. Recuerde que el huevo es un ingrediente esencial en la preparación de alimentos y puede estar presente también en los utensilios de cocina. En la siguiente tabla podrá conocer cómo aparece el huevo en las etiquetas y otros ingredientes que debería evitar un paciente alérgico:

Huevo en las etiquetas:Evitar si en la etiqueta aparece:
Huevo deshidratadoAlbúmina
Clara de huevoCoagulante
Clara en polvo o granuladaEmulsionante
Yema de huevoGlobulina
Huevo granuladoLecitina
Huevo en polvoLivetina
Huevo enteroLisozima
Ovalbúmina
Ovoglobulina
Ovomucina
Albuminato de sílice
Simplesse
Vitelina

Recomendamos imprimir y llevar siempre a mano la tabla anterior para garantizar que los productos que adquiera no vayan a empeorar su situación de salud.

Por otro lado, se puede hablar de alimentos permitidos y alimentos prohibidos, ya que algunos alérgicos pueden tolerar ciertos productos, así como el huevo preparado de ciertas formas, ya sea, cocido, horneado, etc.

La lista de productos en cada caso debe ser facilitada por el médico tratante.

También se puede probar con alimentos sustitutos del huevo. Por ejemplo, la proteína del huevo puede ser sustituida por pescado, pollo, carne, cacahuetes (maní) y legumbres como las alubias.

El huevo que lleva el pan u otros productos horneados puede suplirse por 1 cucharadita de levadura en polvo y 1 cucharada y media de aceite por cada huevo.

Así es que no hay de qué preocuparse, pues usted puede tener una dieta completa y balanceada sin la presencia del huevo.

AlergiasEn.com